28 febrero 2008

¿A quién votar?

   No os pregunto que me digáis a qué formación política pensáis votar, faltaría más... La campaña electoral para las próximas elecciones del nueve de marzo, ha empezado y, una vez más, a mí como a millones de españoles, se nos presenta este dilema: ¿a quién votar? o acaso, ¿vosotros lo tenéis claro...?

   El otro día, el coblogger Ignigo decía resumidamente en su post "Elecciones de Marzo" que no veía claro que los diversos partidos políticos se gastasen tanto dinero en campañas y mítines electorales ya que no se podía hacer cambiar de opinión a los ciudadanos en unos veinte días de campaña.

   Yo en eso estoy conforme, pero añadiría que si el ciudadano al que va dirigido ese hipotético mítin, no tiene una tendencia ideológica clara representada por un partido x determinado, y además, está indeciso como la mayoría de votantes de este país; pues entonces sí que podemos entender todos el afán de nuestros representantes políticos por poner todo el esfuerzo posible, antes de las elecciones, para que la balanza de votos se decante hacia el lado de sus respectivos grupos parlamentarios.

   Churchill decía que la democracia no era un sistema político perfecto, pero que él no conocía otro mejor. Dentro de esa imperfección, yo no sé si es mejor votar a los que ahora están en el poder y dejar que todo siga igual; o votar a otros de la oposición y favorecer cambios de dudoso beneficio para el ciudadano de a pie...

   En definitiva, después del nueve de marzo, seguiré pagando religiosamente mi hipoteca, seguiré echando gasolina a mi coche a más de un euro y pico el litro, me costará más dinero llenar el carro de la compra en el supermercado, etc. etc. ¿sigue la alternancia política en España? ¿son el mismo perro con diferente collar? ¿por qué no hacer más participativa durante toda la legislatura la vida política cotidiana con los medios informáticos ya disponibles para la mayoría? ¿por qué no se quiere conseguir que la democracia sea casi perfecta?

6 comentarios :

Martín Grosz dijo...

Que no les quepa duda. Cada centavo que gasta un político en su campaña tiene un por qué y un para qué.

Monitorean diariamente a la sociedad por medio de encuestas para saber a dónde están y cómo evolucionan los grupos de indecisos y, en función de esa información, invierten en mensajes los mensajes masivos o selectivos que resulten más convenientes.

La publicidad política está en manos de hábiles estrategas, que no dejan nada, pero nada, librado al azar o la improvisación. El tono con que promete, el color de la corbata, los énfasis de los discursos, plantear tal o cual tema en un debate...

Equipos multidisciplinarios integrados por sociólogos, psicólogos, politólogos, publicitarios, marketineros, comunicadores, etc., que trabajan con un único objetivo: reforzar la intención de los votantes de su candidato y torcer hacia el lado propio la de aquellos que aún no se han decidido.

Para cumplir ese objetivo, no importan los medios. Dirán lo que sea necesario, lo que esos indecisos deseen escuchar, según los sondeos. "¿Qué temas preocupan a la gente hoy? ¿Cómo creen que deberíamos resolverlos", se preguntan, y sobre la base de esos resultados imponen una agenda.

Al mismo tiempo, investigarán hasta la ropa interior de los candidatos opuestos, y se guardarán la basura que encuentren bajo la manga para causar golpes de efecto si las cosas comienzan a ir mal.

Medirán sus propias virtudes y defectos, para exponer las primeras y disimular las segundas. Todo muy calculado. Así, nos pedirán nuestra confianza y nuestro apoyo, en la convicción de que ellos y sólo ellos son los más capacitados para gobernar.

Y sobre la base de todo eso -gran parte de lo cual son mentiras, sinsentidos y agresiones contra los contrarios- se pretende que la gente sopese las ¿propuestas?, tome una decisión racional y la exprese en las urnas.

Pero bueno, como decía Churchill, esto es mejor que cualquier otro sistema.

Saludos desde Caja de Cambios, aquí en Argentina.

Iñigo dijo...

A mi personalmente me parece que una legislatura de cuatro años es excesiva, deberían estar en el poder mucho menos tiempo, que no cumplen lo dicho o que lo hacen mal, muy fácil, lo electores votan a otro y fuera.

Ahora esto tiene un problema, el alto coste económico de celebrar unas elecciones, mientras el sistema sea el arcaico método de ir a depositar una papeleta en una urna seguirá siendo tan caro realizar unas elecciones, el día que uno pueda mediante una firma electrónica votar desde casa, o desde cualquier punto dedicado a ello, pero no obligatoriamente en el sitio donde uno esta empadronado, la cosa cambiará, habrá un mayor indice de participación y lo más importante, será más barato y por tanto se podrán realizar estos sondeos cada menos tiempo.

Pero ¿Interesa esto a los políticos?, ¿Sean del partido que sean?.

Supongo que no, así que me imagino que lo que he dicho se trata de una fantasía más de mi mente.

Ignigo dijo...

El anterior era yo, lo que pasa que volví a equivocarme a la hora de firmar y utilice otra cuenta.

Andybel dijo...

.-MARTÍN: Cierto, todo tiene un porqué. En unas elecciones hay muchos intereses y beneficios por ganar, con lo que cómo tú dices, cada céntimo de euro tiene un sentido en su gasto.

.-Churchill era un tipo listo.

.-IGNIGO: De acuerdo en lo de que al fin y al cabo, lo que le queda al ciudadano de a pie es poder cambiar a un candidato cada cuatro años si no le gusta.

.-Yo creo que no interesa que la democracia sea más participativa ni que los votos se hagan vía electrónica.

.-Saludos.

C.C.Buxter dijo...

La campaña electoral, después de todo, no es más que la forma que los partidos políticos tienen de hacer publicidad (en su sentido más estricto) de su producto. ¿Si es eficaz? Supongo que lo será, ya que existe en todos los paises (bueno, en todos aquellos en los que hay elecciones), aunque a mí la verdad no me influye mucho.

Al contrario, a mí de lo que me dan ganas es de no votar. No me importa decir que votaré al Congreso al PSC (soy un tradicional votante en blanco para el Senado), pero la verdad es que sus mensajes electorales me parecen mediocres: se limitan a decir que si no les votas, ganará el PP, que son muuuuuuuuuuuuuuuuuy malos. La verdad, preferiría que en vez de contarme el cuento del lobo feroz, me explicasen cuáles son sus propuestas (si es que las tienen, claro).

Andybel dijo...

.-C.C.BUXTER: Sí, correcto, al final la democracia se convierte en un mercado publicista donde el que mejor expone y vende su producto, es el que se lleva más votos y entonces gana las elecciones.

.-En resumen, democracia de palabrería pero no de soluciones concretas para todo el país. Si es que las tienen, o tienen la capacidad para arreglar o influir en algo.

.-Creo que todo el poder reside en las grandes multinacionales industriales y del petróleo. Los estados-nación, tal como los conocemos, se quedan pequeños y no llegan a resolver en gran medida, los problemas cotidianos de los ciudadanos de a pie. Creo que el futuro de la democracia está en los ayuntamientos y en el avance de la democracia participativa de verdad a través de los medios informáticos disponibles para la gran mayoría.

.-Saludos y a votar.