23 octubre 2007

Buscándose la vida...


Top Manta negocia precio

   Es este un mundo, el del "top manta" que ha ido proliferando a lo largo de estos últimos años. A veces es de risa, el ver cómo estos chicos jóvenes venidos de países tan lejanos y diferentes del nuestro tanto en raza como en cultura, educación, costumbres, etc. se buscan la vida, porque es eso lo que hacen. ¿O acaso se les dan, por nuestras sociedades, otras oportunidades para que puedan integrarse debidamente y trabajar como casi todo el mundo lo hace con un contrato de trabajo medio estable, una nómina y unos derechos laborales y sociales mínimos?


   Es esta una sociedad de moral dual e hipócrita en la que se pone a todos estos jóvenes al borde de la desesperación desde el punto de vista de los requisitos que nuestra sociedad les impone para poder trabajar e integrarse en nuestro mundo del modo cómo antes he indicado. Me refiero, claramente, a la cuestión de la pescadilla que se muerde la cola cuando para que puedan integrarse se les pide un trabajo; pero claro, para tener el trabajo hay que tener "papeles". Si no hay papeles no hay trabajo; pero si no hay trabajo tampoco hay papeles. Difícil cuestión de solucionar por nuestras sociedades y más por ellos mismos que indefectiblemente se han de dedicar, pues a eso, al top manta.


Pendientes de la Policía

   ¿Que por qué da risa? No por ellos en sí mismos sino porque lo que hacen se podría calificar de trabajo basura desarrollado en condiciones laborales penosas y también por el estado constante de alerta en el que deben de estar; siempre pendientes de la policía administrativa de turno que les persigue según cuando interese más o menos -sino obsérvese que la incautación de objetos a estos muchachos se recrudece en las épocas del año de más consumo de discos, bolsos, películas,etc. como en Navidad y vacaciones de verano-. Y en cambio, en otras ocasiones, esa vigilancia y persecución se relaja llegando casi a la permisividad total.


   Al verles por las calles de nuestras ciudades, los comparo a un ejército de pescadores que echan sus redes al agua del asfalto de nuestras calles para lanzar sus cebos de película o música en disco compacto con la intención de que algún "pez-cliente" pique y puedan sacar algo de sustento con el que poder ir tirando ese día o pagar el alquiler del piso patera en el que viven hacinados como animales roedores del inframundo.


   Siempre se ha argüido en contra de estos vendedores ambulantes de la calle, que van en contra de los derechos de autor y de la propiedad intelectual; y que la creación artística está en peligro...Así pues, por todo ello, se les ha de erradicar de la calle. También se menciona por parte de las organizaciones de comerciantes que es que les quitan parte de las ganancias de sus negocios. Y digo yo, ¿no será que los unos no ganan tantísimo cómo quieren ganar con la producción y distribución de sus productos artísticos y los otros también pierden clientela porque, precisamente ellos -los top manta-, venden sus productos a precios de miseria y al fin y al cabo el que decide en todos los casos es el mercado y la inexorable ley de la oferta y la demanda, equilibrada en sus devaneos por el precio de los productos que unos y otros ofrecen a los últimos consumidores...?


Top Manta coloca su género

   A mi, desde un punto de vista humano, lo que me dan es pena y cuando los veo por esos rincones siempre vigilantes, me dan gracia y lástima a la vez y por ello siempre tengo un punto de solidaridad y de simpatía hacia ellos. Las sociedades occidentales deberían plantearse seriamente el dilema de las cuestiones que suscitan las actividades de estos seres humanos en la calle; porque si a largo plazo, no se resuelven estas cuestiones, esas mismas sociedades abocaran a todos estos individuos a la marginalidad y la delincuencia. Pero claro, luego es muy bonito y muy vistoso el decir que somos una sociedad de acogida y que debemos de integrar en nuestro seno a todas estas gentes que vienen a nuestras tierras a ganarse la vida y a dignificar las condiciones de vida que tenían anteriormente en sus lugares de origen.


   ¿Qué pensáis vosotros? ¿Estáis a favor o en contra de estas actividades callejeras?

15 comentarios :

Lucia dijo...

He leído el artículo y tengo que decir que es uno de los mejores artículo que he leído. Demuestra mucha meditación sobre el tema. La situación que viven estas personas puede ser enfocada desde muchos puntos de vista, pero muchas veces se olvida el principal, que son seres humanos y si se les prohíbe la venta ambulante, se les debería ofrecer una alternativa. Este artículo incita a la meditación y al respeto por las personas que pasan por situaciones tan difíciles.

Andybel dijo...

.-LUCÍA: Antes que nada, te agradezco mucho que hayas leído el artículo. En segundo lugar, veo que tienes muchas inquietudes sociales, por lo que te invito encarecidamente a que crees un blog al respecto y me lo hagas saber cuando esté listo.
.-Por otro lado, decirte que yo he vivido este mundillo por mi trabajo y siempre, siempre, estando o no trabajando, he procurado ver el tema desde un punto de vista humano y reflexivo, cosa que me ha sido a veces difícil y que me ha conllevado algunos problemas.
.-GRACIAS POR COMENTAR.

Alfredo dijo...

Pasa una cosa grave con esta situación: no sólo tienen que arriesgarse a "trabajar" en unas condiciones lastimosas sino que además todos están atrapados en redes de mafias que son quienes les suministran los productos, quienes les establecen los precios a los que deben vender y lo que finalmente vana a ganar por ese mísero trabajo.
Más que perseguir a los inmigrantes se debería luchar para erradicar a las mafias quienes son los verdaderos "cánceres" de esta situación.

Andybel dijo...

.-Totalmente de acuerdo contigo, Alfredo: Son las mafias las verdaderas culpables; pero perseguir a ese culpable "poderoso" es más difícil si encima tenemos en cuenta los grandísimos intereses económicos que se deben mover...
.-Tu comentario ha hecho que viera la cuestión desde otro punto de vista. Gracias por ayudarme a abrir mi mente y, claro está, por comentar.
.-Saludos, Andybel.

Cecilia dijo...

Hay mucha pirateria por todos los espacios y medios posibles.En eso todos estamos de acuerdo.Pero hasta el día de hoy aún no hemos sabido identificarla y denunciarla por su verdadero nombre y tecnología. Sólo la relacionamos a través de los comentarios y quejas de discográficas y cantantes famosos preocupados ante la competencia "ilegal" de los negros, chinos y sudamericanos que tienden la manta y ofrecen las ilusiones a un precio asequible.
En mi opinión el top manta no es un problema es una consecuencia.
La aparición de mercados "negros" es un síntoma claro de que el mercado supuestamente "legal" es ineficiente y no se ajusta a la demanda y bolsillo de sus consumidores.

Cecilia dijo...

Andybel me gusta mucho tu blog, según lo que escribes te imagino una persona muy comprometida que a su manera lucha a favor de las libertades y los derechos humanos.
Te lo dije alguna vez y lo vuelvo a repetir. Te invito a participar en una ONG "Sant Quirze pel Infants", ya sé que últimamente no hay buenos comentarios con respecto a estas organizaciones. Pero si empezamos a desconfiar de todos y de todo que futuro es el que estamos construyendo. En fin si te interesa ponte en contacto conmigo.

Andybel dijo...

.-Cecilia: Todo lo comentado en la entrada se resume en la ineficiencia del mercado y en intereses creados para que aparezca un nuevo mercado como indica en los comentarios Alfredo de Mexicanos en España.Siempre sin olvidar el lado humano del sufrimiento tal como dice Lucía en su comentario.
.-En cuanto a tu invitación, ya tengo constancia y ya me gustaría tener más tiempo; pero lamentablemente me sobra muy poco para las actividades extralaborales que pueda realizar.
.-A mí también me gusta tu blog; he creado un vínculo en mi blog y lo he añadido a mi lector de fuentes ("feed") para poder estar siempre actualizado.

Marcos dijo...

hola andybel. lo primero es mandarte un caluroso saludo y pedirte disculpas por mi ausencia. lamentablemente mi situación personal me impide en cierta manera el dedicarle tiempo al escribir y al leer en internet.
aparte, he estado bastantes días sin ordenador por una avería, pero hoy ya lo tengo solucionado.

el tema que tratas es peliagudo. a ver, te explico. todos tenemos derecho al trabajo, a una vida digna, a una vivienda en condiciones, sanidad, educación, etc...
el problema radica en lo de siempre, en el famaso "el hombre es un lobo para el hombre". sin extenderme demasiado, no entiendo cómo personas que económicamente tienen su vida resuelta no encuentran un límite para seguir ganando más y más dinero.
en cierta forma el tema que tratas me está tocando a mí en mi propia carne.
yo me dedico a la fabricación de muebles de madera. durante 20 años mi trabajo consiste en fabricar series de muebles los cuales me compran otras empresas mayores que se encargan de comarcializarlos a las tiendas. a prácticamente todas las empresas para las que he colaborado las he visto cómo crecían y crecían, mientras yo sigo prácticamente donde estaba; con algunas mejoras en cuanto a maquinaria, infraestructuras... pero poca cosa en comparación con mis clientes.
hoy no tengo trabajo. actualmente estoy atravesando la peor racha de toda mi carrera laboral, ¿y sabes a qué se debe el que no tenga trabajo?, intentaré darte las respuestas que creo yo que son:
-Por un lado está que el mercado se haya detenido. las grandes cifras que la población ha de pagar por su hipoteca les impide poder gastar dinero en buenos muebles con lo que la demanda se detiene.
-Por otro lado, y ahí está el tema que tú tratas, estas empresas para las que trabajo se están dedicando últimamente a importar el producto desde el sudeste asiático, con lo que el poco trabajo que queda se los están llevando ellos.

Todos tenemos derecho a trabajar, pero todos dependemos de quien tiene el dinero.

Este país nuestro cada vez se está viendo más claramente que está abocado a un incremento de diferencias cada vez mayor entre sus clases sociales. la cosa pinta mal. vislumbro a no tardar mucho tiempo un nueva era de luchas sindicales, de un nuevo resurgimiento de verdaderos sindicatos y no como los que existen actualmente.

los tiempos que se avecinan no serán nada buenos si esto sigue así. y yo sinceramente no sé dónde está la solución.

un saludo. intantaré escribir y leer en lo que mis circunstancias actuales me permitan.

Andybel dijo...

MARCOS: ¡Bienvenido de nuevo, hombre! ¡Ya te daba por perdido en algún agujero negro de la blogosfera...!
.-Siento que hayas tenido problemas con el ordenador pero ya lo has arreglado. Te seguiré visitando en tu blog, eso espero...
.-Siento también que estés pasando una mala racha laboral. Estoy de acuerdo en que las clases sociales se están polarizando; la rica quiere ser más rica y más sin límites, la clase media cada vez adelgaza más hasta que desaparezca, y la inmensa mayoría, los pobres, cada vez lo somos más y algunos caen en la miseria y en las penalidades.
.-GRACIAS ESPECIALES A LOS COMENTARISTAS DE ESTE BLOG; SOMOS POCOS PERO CON CLASE...ME AYUDÁIS SIEMPRE A EXPANDIR MI MENTE Y RELATIVIZARLO TODO...
.-Saludos, Andybel.

Israel dijo...

Interesante artículo. Particularmente siento cierto orgullo al ver que personas de otros países han podido encontrar una vida decente en la mayoría de los casos en nuestra tierra. Sin embargo, simultáneamente invade la tristeza al ver otros que malviven explotados por mafias como las que controlan todo el tema del pirateo. No es una cuestión con una solución trivial porque aunque esta gente vaya evolucionando hacia trabajos con derechos continuan llegando nuevos "sin papeles" de los que se nutriran las mafias.
Creo que nosotros podemos contribuir ayudando a integrarlos en lo posible, sobretodo a los que tengamos como vecinos, etc.

Por cierto juraría que la primera foto esta hecha en Terrassa en la calle Portal de Sant Roc (la que sube de la Rambla a la Plaça Vella)

Saludos

Andybel dijo...

.-ISRAEL: Cierto, esa foto está hecha en esa calle que apuntas. Fué curioso ver en esa ciudad cómo un policía municipal se paseaba y los inmigrantes corrían con sus productos hasta que el agente desaparecía y, entonces, los muchachos volvían a colocar sus mantas y sus productos.
.-Me alegra que te guste el artículo y que hayas participado tan activa y adecuadamente en él.
.-Saludos, Andybel.

Martín Grosz dijo...

Andybel, me gustó mucho tu artículo. Es un tema complicado el que tocas, y creo que tiene alcance mundial. Lamentablemente, en toda sociedad pareciera haber gente tratada como ciudadanos de segunda, o gente a la que ni siquiera se le otorga el derecho a la ciudadanía.

En España, los "top manta" -he aprendido una palabra nueva hoy- son africanos y sudamericanos. Hay en España, según tengo entendido, muchos argentinos ilegales tratando de sobrevivir como pueden.

Y fijate vos que interesante: acá, en Argentina, tenemos el mismo problema, pero en este caso nuestros "top manta" son mayormente los bolivianos, paraguayos y peruanos. Por supuesto, están las mafias que contrabandean los productos y que negocian ilegalmente con la policía para poder vender tranquilos en los espacios públicos, cosa que irrita a las cámaras de comerciantes.

Eso también despierta aquí expresiones discrimitarias e intolerantes contra estos individuos.

Quería llegar a esta paradoja: quizás el mismo argentino que ahora está siendo maltratado y discriminado en España por "sudaca" y demás estupideces, es el miemo que cuando vuelve a la Argentina desprecia a los "paraguas" (paraguayos), a los "bolitas" (bolivianos) o a los "perucas" (peruanos).

Pareciera que la intolerancia y los prejuicios sociales se encuentran enquistados en el corazón de la raza humana, y esto deriva en diversos problemas, más que nada cuando de por medio hay intereses económicos.

En la xenofobia se mezclan el temor, la ignorancia y cierto resentimiento. Y es inevitable que sociedades en las que predominan esos sentimientos generen instituciones que, pese a los lindos discursos, perpetuen la situación de exclusión en que viven y trabajan esas personas.

Un saludo desde Caja de Cambios, aquí en Buenos Aires.

Andybel dijo...

.-MARTÍN: Lo de "top-manta" se le llama así por, top, del inglés para designar los primeros puestos de venta de grupos musicales; y lo de manta, porque normalmente se venden los discos, DVD´s y otros productos en una manta de tela agarrada en sus cuatro puntas por dos cuerdas en forma de aspa, para que cuando venga la policía, de un solo tirón, los irregulares puedan huir con sus productos sin que se los confisque la policía...

.-En cuanto a lo de que el ser humano lleva implícita esa enfermedad racista que apuntas, creo que sí, es cierto; pero el ser humano desarrollado intelectual, cultural y espiritualmente, no creo que lleve en el fondo de su corazón esos sentimientos de menosprecio y superioridad respecto a otros seres humanos, diferentes en su aspecto y en otras circunstancias pero no en lo básicamente humano.

.-No me gusta la palabra sudaca, prefiero sudamericano, hispanoamericano o iberoamericano. Mucho mejor que latino, que eso yo lo asocio a romano de la época clásica y a la lengua que tenían.

.-Argentinos veo muy pocos en situación irregular -tampoco me gusta el término ilegal-; simplemente son personas en situación administrativa irregular en un estado que no es el suyo propio de nacionalidad, nada más y nada menos.

.-Aquí en España el racismo milenario, históricamente hablando, es el que hay contra gitanos y moros -norteafricanos-. Los moros porque estuvieron aquí ocho siglos, desde el 711 hasta el 1492, y todavía no se ha olvidado esa dominación, tan enriquecedora por otra parte. El de los gitanos, aunque lo entiendo menos, creo que es porque esa etnia tampoco ha querido nunca integrarse en el resto de la sociedad general ya que tienen costumbres y ritos muy ancestrales y propios anclados en los confines de la historia.

.-En cuanto al racismo contra los sudamericanos, yo creo que es de parte de los sectores más bajos y desfavorecidos de la sociedad española; piensa que precisamente los hermanos iberoamericanos comparten con nosotros lengua, religión, cultura, historia. Es decir, formamos parte de una misma cultura y civilización.

.-Bueno, seguiría hablando y hablando; pero no quiero alargarme y aburrirte más con este tema tan controvertido.

.-Un saludo, hermano americano. Adiós Martín, hasta la próxima.

Martín Grosz dijo...

Andybel, gracias por la respuesta y por las aclaraciones. No conocía el término "top-manta", y ahora que me lo explicas me parece un lindo neologismo. Por lo visto, los top manta de allá tienen todo mejor pensado que los de acá (me refiero a ese sistema para llevarse todo de un tirón).

En lo siguiente yo tengo una opinión diferente a la tuya. Yo tiendo a pensar que llevamos por naturaleza cierta TENDENCIA instintiva a tener actitudes prejuiciosas y xenófobas. No tengo pruebas de ello, pero lo percibo todo el tiempo. Claro que, como bien apuntas tú, la educación puede mantener a raya esos impulsos instintivos de comportarnos como manada y segregar al diferente. Pero creo que esa tendencia está, así como la de matar cuando estamos enojados, y también con la educación y la socialización logramos controlarlo.

En algo que he escrito sobre los prejuicios sociales, cité algunas investigaciones que sugieren que nuestra tendencia a prejuzgar proviene de la antigua psicología tribal del ser humano. Según plantean ellos, como la supervivencia humana prehistórica estaba basada en la vida grupal, los que no eran parte del propio grupo eran vistos como extraños potencialmente peligrosos. Y, entonces, sería esa herencia, mal adaptada al ambiente contemporáneo, la que nos inclina al prejuicio xenófobo o racista. Y dicen "mal adaptada", en el sentido de que las tendencias psicológicas evolucionadas están imperfectamente armonizadas con la existencia de los peligros, lo que hace que se tienda a reaccionar negativamente ante otros grupos y sujetos, incluso cuando estos no constituyen amenazas reales.

Llamémosle tendencia al mal, instinto, pecado original o como sea, pero creo que esos impulsos sí existen, y que, afortunadamente, desarrollándonos intelectual, cultural y espiritualmente, podemos trabajar sobre ellos para que no nos dominen.

En cuanto a las palabras, tienes toda la razón: estoy adoptando el lenguaje de los intolerantes al llamar "ilegales" a los que están en situación irregular. Gracias por hacérmelo notar.

Es cierto, la palabra sudaca suena feísima, por su carga peyorativa. Al igual que todas las otras que te he nombrado, que se usan en Argentina para despreciar a los bolivianos, paraguayos y peruanos.

Sabía lo del racismo ancestral contra los gitanos y los norteafricanos. ¿Y qué hay del antisemitismo? ¿Es importante en España? Pregunto porque tengo entendido que, hasta la expulsión, había muchos judíos en España, y no eran muy bien tratados. ¿Qué queda de eso actualmente?

Bueno, por lo visto el tema de para largo. Saludos otra vez desde Buenos Aires.

Andybel dijo...

.-MARTÍN: No, el antisemitismo quedó anclado en 1492. Sin embargo, aunque tanto la expulsión de los judíos como la de los árabes coinciden históricamente, nuestros antepasados españoles continuaron perpetuando la típica ojeriza contra los moros y no contra los judíos. No sé el porqué.

.-De hecho, y para corroborar esta opinión mia, los judíos sefarditas, que son los hebreos españoles expulsados en 1492, siguen usando la lengua española o castellana del siglo XV, aquella que llevaron a las tierras de Oriente Próximo, en su particular diáspora. Y, me consta, que lo hacen con sumo orgullo y amor. Ellos llamaban a España cuando convivían entre nosotros, Sefarad, y de ahí el término sefarditas.

.-Cómo ves, bella y a la vez triste historia de un pueblo, los judíos sefarditas que junto a los árabes, nunca debieron de ser legalmente expulsados de territorio nacional español. Pero la gente, el pueblo llano, no es tonto, y nuestros antepasados recogieron la herencia genética y de sabiduría de estos dos pueblos: el léxico castellano o español pleno de términos árabes por doquier, el cálculo, las cábalas, y las finanzas judías, las técnicas de cultivo agrícola árabes y sus sistemas de regadío, etc. etc.

.-Cierto, Martín, el tema da para mucho y que mucho más...

.-Bueno, te dejo, creo que después de leer y escribir estoy venciendo mi insomnio. Hasta la próxima.